Iglesia de San Antonio de Ocopa 

La iglesia fue construida en el año de 1958 aproximadamente, es de material rustico (adobe y tapia) y, la extensión es de 30 mt de largo por 8 mt de ancho, posee dos torreones con campanas de cobre. En el interior de la iglesia se encuentra un altar en donde se hallan las imágenes de San Antonio de Padua, Virgen del Carmen y San Miguel Arcángel. La fiesta patronal es el 13 de junio en Honor a San Antonio de Padua, el 9 de enero se festeja la creación política del distrito en donde salen comparsas como los pastorcitos de navidad y los chutos.

Bosque de Piedras 

Ubicado en la parte sur este de San Antonio de Ocopa y perteneciente al Anexo de San Pedro, se halla sobre una superficie levemente inclinada, al este del anexo, en una extensión de 3 Ha aproximadamente. Son formaciones rocosas modeladas por la acción eólica, hídrica y cambios bruscos de temperaturas que han dado diversas formas a estos montículos líticos; siendo el más representativo el cóndor, que se halla en actitud de otear; así mismo hay galerías subterráneas. En los alrededores se encuentran diversas plantas típicas de la flora alto andina, destacando la cantuta (Cantua buxofolia) de diversos colores, así mismo al lado este destaca la llamada Cueva de las Lechuzas que es una abertura en un farallón calcáreo, hábitat de Lechuzas (Tyto alba) y del búho americano (Bubo virginianus).

Feria de los Chutos 

Danza típica realizada por personajes jocosos que hacen remembranza de los antiguos esclavos africanos; la vestimenta consta de los siguientes elementos: Sombrero de paja o casco de minero, una máscara graciosa de cuero negro, camisa blanca o multicolor una manta a la bandolera, una pantaloneta bordada, botas de cuero o jebe, y un látigo zumbador; esta danza se baila con motivo del día de la creación política del distrito y en homenaje a la Bajada de Reyes. Días antes al aniversario de la creación política del distrito (9 de enero) los chutos, a eso de las 6 de la mañana se acercan a las tiendas del pueblo a pedir al crédito coca, licores, cigarrillos, pasteles, etc., con todos estos productos se dirigen a las chacras donde los dueños cuidan sus parcelas para evitar excesos, se acercan entonces donde el propietario, utilizando estas palabras: “partidario” dirigido al dueño, “te he traído tus derechos”, en ese momento hacen entrega de los productos fiados y proceden a cosechar la parte que bondadosamente entregan los dueños de las parcelas. Estos productos cosechados son llevados luego para su comercialización en la plaza principal del pueblo en donde serán vendidos, previa una subasta pública jocosa, en donde no faltan los actos de pillaje entre los chutos que se roban los productos unos a otros. Los fondos obtenidos de la venta, en primer momento son para cubrir las deudas contraídas de las tiendas y el sobrante se invertirá en la preparación de una suculenta pachamanca que será degustada por toda la población y finaliza con una danza típica de los chutos. Cuentan en el pueblo que al fallecer el Chuto Mayor los chutos se desbandaron y se dedicaron a tomar y a robar en las chacras cometiendo una serie de excesos hasta el punto de ser denunciados por los propietarios de los fundos, ante eso la policía procedió a detenerlos entonces, según cuentan, esa noche hubo una terrible tempestad con granizo y rayos que asustó terriblemente al pueblo al punto de ir de inmediato a pedir la libertad de los chutos cautivos aduciendo que por eso se había enojado la madre naturaleza. Desde entonces los chutos volvieron a ser los de antes y el pueblo se solidarizó aún más con ellos.