COBRANZA COACTIVA
Etimológicamente se puede entender al procedimiento de cobranza coactiva como al conjunto de actos de coerción dirigidos al cobro de una deuda. En doctrina el procedimiento de cobranza coactiva es conocido como Juicio de Apremio. A diferencia del procedimiento judicial ordinario, en el que las partes se someten a normas procesales que admiten recursos dilatorios, el proceso coactivo, en materia tributaria, es sumarísimo, conformado por normas de ejecución inmediata.

BASE LEGAL Texto Unico del Código Tributario (Decreto Supremo N°133-2013 EF) –

CARACTERÍSTICAS DEL PROCEDIMIENTO

Es de naturaleza administrativa. Tiene sustento en la deuda Impulso de oficio. Una vez iniciado se suspende solo por determinadas causales Celeridad procesal. Es expeditivo, breve y de ejecución. Prima el interés público sobre el interés particular. Por la importancia de obtener los recursos al Estado.

Responsabilidad de los funcionarios que intervienen en el procedimiento. Por los actos que realizan en relación al procedimiento coactivo, tanto el Ejecutor, como el Auxiliar Coactivo. Es compulsivo. Ya que de no cumplir el deudor con el pago corresponde la ejecución forzada que recae sobre sus bienes, con el embargo y remate de los mismos. Es inimpugnable. Es difícil detener la cobranza coactiva. Una vez agotado el procedimiento se puede recurrir ante el Poder Judicial.

PROCEDIMIENTO DE COBRANZA COACTIVA   

Según el Art. 114 del Código Tributario la Cobranza Coactiva como Facultad de la Administración Tributaria, se ejerce a través del Ejecutor Coactivo, y se rige por las normas del Titulo Segundo, del Libro Tercero del Código Tributario. De otro lado, Deuda tributaria